LA CIUDADANÍA EN LA CAMPAÑA DE HILLARY CLINTON

BEATRIZ ADRIANA PERALTA PAZOS

En el presente trabajo, analizo el video con el que Hillary Clinton[1] inició su campaña por la candidatura demócrata por la presidencia de Estados Unidos. El análisis busca ubicar a quiénes reconoce como ciudadanos estadounidenses, los temas que forman parte de su agenda pública y las dinámicas de género presentadas en el material audiovisual. Lo anterior, me lleva a enfocar el debate en torno a la ciudadanía y el Estado liberal como eje conductor.

Antes de iniciar con el video, la campaña de Hillary debe ser contextualizada pues ninguno de los conceptos, con los que se desarrollará el análisis, es unívoco; posteriormente, se enunciarán las observaciones presentadas en el video mediante las categorías: temas de agenda pública y personas representadas. Finalmente, se ubicará el diálogo entre ciudadanía y Estado liberal dentro de la propuesta de la candidata.

 

EL MOMENTO

Hillary Diane Rodham Clinton es política y abogada estadounidense, que ha desarrollado diversos cargos públicos, siendo los más relevantes: Secretaria de Estado (2009-2013), Senadora por el estado de Nueva York (2001-2008) y Primera Dama de los Estados Unidos (1993-2001). Ella llegó como candidata a las elecciones primarias demócratas a la presidencia por segunda ocasión, pues en 2008 compitió contra Barack Obama perdiendo ante él.

Un recuento histórico de las candidatas a la presidencia, en Estados Unidos, está en el libro She is the candidate! A woman for president (Mandel, 2007). En el cual, Ruth Mandel ubica que hay ámbitos donde se han presentado obstáculos para todas ellas: organización, estructura de campaña (respecto a temas considerados masculinos) y financiamiento; sin embargo esto contrasta con el caso de Hillary Clinton quien se presenta como un caso particular debido a su experiencia en el ámbito público, en especial por haber sido la Primera Dama de Estados Unidos.

La campaña de 2008 de Clinton se caracterizó, según un estudio realizado por Carroll y Dittmar, por manejar una imagen menos femenina en comparación con Sarah Palin. Las autoras, en su trabajo, analizan la forma en que los estereotipos influyen en las estrategias de campaña y las reacciones de los votantes. Tras un análisis cualitativo de la campaña, las autoras concluyen que los estereotipos si bien fueron presentes para ambas, les afectaron de manera diferente; ello llevó a las candidatas a plantear estrategias opuestas y un discurso diferente: Clinton por su parte se enfocó en destacar su fortaleza y experiencia—si bien su énfasis fue por una masculinización, el hecho de ser mujer representaba para los votantes un cambio que asociaron con su sexo. Por otra parte, Palin utilizó su sexo para destacar los estereotipos de género con que se le relacionan como la maternidad, buscando de esta manera el voto conservador.

Estados Unidos se preparaba para las próximas elecciones presidenciales de 2016 dentro de un ambiente tenso. Por un lado está la crisis económica que afectó al mundo y de la cual comienza a salir poco a poco de la recesión; por otro lado, están los conflictos sociales al interior del país como son: los migrantes, los casos de violencia racial recientes, atentados, entre otros.

 

EL INMINENTE DESTAPE

Dentro de este panorama, Clinton decidió anunciar su candidatura mediante un video —con duración de 2 minutos 19 segundos— en las redes sociales; la manera como se ha anunciado contrasta con la tradición política estadounidense de que los aspirantes a la Casa Blanca se presenten en un lugar políticamente emblemático con un discurso.

De acuerdo con Lara Brown, profesora investigadora de la Universidad de Washington, no hay ninguna campaña que pueda operar en el mundo de hoy sin tener un componente mediático activo, comprometido, digital y social. El video permite tener más control y crear el ambiente correcto en comparación de un mitin; además refleja el componente social de su campaña y al público que desea atraer: las generaciones jóvenes.

Para poder analizar la información observada en el video de inicio de campaña, se hace uso de categorías. La primera categoría son los temas que inserta en su agenda pública y la segunda son las personas a las que se les está reconociendo como ciudadanos norteamericanos y con qué derechos y obligaciones. Con la finalidad de tener más claro el contenido del video, estas observaciones se presentan en una tabla para posteriormente hacer el análisis.

 

tablahlr
Cuadro de elaboración propia, a partir del video; https://www.youtube.com/watch?v=0uY7gLZDmn4

 

ANÁLISIS: ¿QUIÉNES SON CIUDADANOS?

El concepto de ciudadanía tiene como cualidad no ser unívoco, en el sentido de que su significado está inscrito dentro de un contexto tiempo-espacio definido; se ha ido modificando y por tanto no podemos hablar de la ciudadanía como un término estático y universal. Sin embargo, a lo largo del tiempo ha existido una tensión constante, inherente al concepto, pues al buscar la inclusión de todos ha producido exclusión.

Ruth Lister considera que no es posible pensar que la ciudadanía es inclusiva cuando hay sectores o grupos que han permanecido ausentes o ignorados. Estos grupos luchan por la igualdad y el derecho a ser diferentes; el ser diferente no te hace menos ciudadano, pero el reconocer esa diferencia contribuye a tener las oportunidades para ejercer mejor la ciudadanía. Por ello es importante enfocarse en los derechos socioeconómicos, culturales, civiles y políticos al mismo tiempo, pues sólo así es posible hablar de un desarrollo pleno. (Lister, 2006)

Por lo anterior, es importante enfocarse no sólo en las leyes sino también en las normas, prácticas, significados e identidades. Con esta idea en mente, es que se analizarán los temas y ciudadanos reconocidos en el video de campaña de Hillary Clinton, para poder responder a la pregunta quiénes son ciudadanos y cómo se legitima ese reconocimiento.

Si bien el video muestra diferentes grupos raciales como son: afroamericanos, asiáticos, latinos y blancos, deja fuera otros como los nativos americanos o los isleños del pacífico (estas categorías son las reconocidas por el censo estadounidense, habrá que preguntarse por aquellos que no son reconocidos de entrada por el sistema). De igual manera, reconoce las relaciones ínterraciales, como es el caso de la pareja que habla de la mejora de su vivienda—ella de rasgos hindúes y él de tez blanca— pero no muestra la diversidad del país en otros aspectos como el cultural, religioso y económico.

Cada una de las personas que aparecen en el video pueden ser consideradas como una representación de la clase media. Las casas en las que aparecen, sus preocupaciones, el vivir en los suburbios, ropa, etc., llevan a esta consideración. ¿Qué sucede con las indigentes o la clase baja, muchos perdieron su vivienda y lo que tenían tras la crisis de 2008?

Al pensar en el discurso que emite la propia Hillary Clinton en el video, podemos ver que busca presentar este estilo de vida como la promesa y aspiración para los estadounidenses, ella dice “Usted puede hacer algo más que sobrevivir, usted puede salir adelante y mantenerse a la vanguardia”. Entonces presenta la ciudadanía ligada con la economía, con el estar insertado en el mercado laboral, con ser productivo.

Cada una de las personas que aparecen en el video han contribuido y son parte del mercado estadounidense, ya sea que estén por jubilarse, abierto un negocio o en la búsqueda del primer empleo; se trata de personas con poder adquisitivo, que mediante sus actividades contribuyen a la dinámica económica. Pareciera que ese equilibrio entre derechos y obligaciones, al que Alfred Marshall hacía referencia, se mantiene y que los derechos se han multiplicado y son precisos, porque los individuos saben lo que puede reclamar; sin embargo, se mantiene que “la obligación más obvia e inmediatamente para que se realice el derecho es pagar los impuestos y las contribuciones a los seguros” (Marshall, 1997:76).

Dentro de estas personas reconocidas como ciudadanas, ¿cuáles son las dinámicas reconocidas de las mujeres y desde qué perspectiva son insertadas en el ciudadanía? Salvo por la joven recién egresada de la universidad, todas las demás relacionan su posición con el hogar —aún cuando se habla de su inserción en el mercado laboral— es decir con el ámbito privado y también se hace presente su rol de madres.

Lister señala que la ciudadanía es un concepto en varios niveles conectados entre sí. Así, la esfera doméstica debe ser considerada, pues las acciones que se llevan dentro de este ámbito repercuten en el público. Lo importante respecto al dilema de las esferas público-privado es qué se hace y no dónde se hace. En este sentido, el cuidado de los hijos y su educación siguen siendo atribuidos a las mujeres; ya sea que se compagine con el trabajo o bien que se tenga que dar prioridad al ámbito privado como en el caso de la mujer, que tras cinco años de cuidar a sus hijos regresa a trabajar.

Lo anterior es importante porque todo esto se refleja en las políticas publicas, en la manera cómo la seguridad social es distribuida. Quiénes son los beneficiarios, cómo se les concibe y define dentro de las políticas públicas; en este caso, las mujeres son consideradas como esposas y madres, como las responsables del hogar y la familia antes que como ciudadanas, fuerza laboral o elementos del estado que contribuyen a éste.

Se mantiene un enfoque de los problemas de las mujeres que concuerda con la economía liberal y la teoría de la modernización; de acuerdo con ellas, las mujeres y los hombres socializan de tal manera que cumplen con sus papeles—que resultan complementarios—dentro de la división del trabajo. Dicha división ubica a las mujeres en el trabajo doméstico, como encargada de la socialización de los hijos y la familia. Esta división del trabajo no es impedimento—dentro de la visión de la economía liberal—para que las mujeres puedan entrar al mercado laboral, siempre y cuando sea compatible con su papel dentro del hogar.

Las diferencias en los papeles productivos explican las diferencias de la condición social de las mujeres; por tanto, para poder asegurar su integración al desarrollo es importante garantizar oportunidad de acceso al mercado laboral y a la esfera pública. Aunado al acceso a la educación —diseñada para ser competitivas y productivas— y dar visibilidad al trabajo productivo de la mujer dentro de la sociedad, como lo es el trabajo doméstico o de cuidado.

El trabajo doméstico y de cuidado no es mostrado como trabajo productivo dentro del video de campaña, lo demuestra así la mujer joven que tras haberse dedicado a criar a sus hijos por cinco años vuelve a trabajar. El género es una pieza clave en la construcción de la ciudadanía, pues considera el ámbito privado de la familia y de cuidado. No puede considerarse ajeno al Estado lo que sucede en estos ámbitos, cuando la mujer dedica 26 horas semanales al trabajo doméstico, mientras que el hombre apenas dedica 10 horas, la fuerza laboral de la mujer se ve minimizada incluso al interior de los hogares (Bussmaker y van Kersbergen, 1994).

Lo anterior influye en el ámbito público y en la concepción de ciudadanía que ejercen las mujeres, pues al enfrentar responsabilidades sociales y laborales diferentes de los hombres —las cuales aunadas a la construcción cultural de la política— fortalecen y amplían las desventajas para su ejercicio pleno de la ciudadanía.

El problema tiene sus orígenes desde la manera cómo las mujeres lograron su derecho a la ciudadanía. Ellas se legitimaron de su servicio a la nación como madres de la patria, mientras que los hombres como seres activos, soldados que cuidarían de ella, según Anne Phillips (1996). En lo que respecta a la participación en la vida pública, las mujeres no disponen de las condiciones necesarias para disponer de su tiempo, de tal manera que no les permita tener una mayor intervención en la vida política.

El video muestra a una joven recién egresada de la universidad que busca su primer empleo, lo cual representa la inserción de la mujer en el ámbito público, pero también el video muestra aspectos que refuerzan el status quo actual, ya sea reforzando dinámicas o bien invisibilizando aspectos relevantes dentro del video —como lo es el trabajo doméstico— y su impacto en el ámbito público.

Por otra parte, también es importante destacar y analizar los avances que se presentan en el video, respecto a la ciudadanía. El tema de los inmigrantes es de suma importancia a nivel mundial, pues es un fenómeno recurrente en distintas latitudes como bien lo ejemplifican lo sucedido con los embarques africanos en el mediterráneo, los migrantes secuestrados a su paso por México, etc. En el caso de Estados Unidos, la inmigración ha sido una importante fuente de crecimiento de la población y el cambio cultural —que inició en la época colonial— cuya dinámica se ha visto influida por las dinámicas económicas y bélicas; ejemplo de lo anterior son la Primera y Segunda Guerra Mundial.

En este sentido, el mostrar a hispanos con la oportunidad de abrir su primer negocio, apunta a que ellos estarán dentro de la agenda de Clinton; éste es relevante pues el pasado 20 de noviembre de 2014 Obama —actual Presidente de los Estados Unidos— anunció medidas para que cerca de 5 millones de inmigrantes no sean sujetos de deportación y que, además, puedan trabajar legalmente en el país. Obama también utilizó la acción ejecutiva para disminuir la deportación de jóvenes migrantes que hubieran llegado al país antes de los dieciséis años. Además de no tener antecedentes penales, los jóvenes tendrían que estar estudiando o haber completado estudios de preparatoria y no ser mayores a 30 años, según señalaba en junio de 2012. Uno de los puntos del nuevo programa de Obama es extender esta acción diferida al eliminar el límite máximo de edad. El único requisito es haber llegado al país antes del 1 de enero de 2010.

Con esta imagen en el video, Hillary Clinton representa el principal argumento utilizado por Obama para reconocerles derechos a los migrantes. Para ellos, los migrantes son personas con méritos que contribuyen al país, se trata de personas trabajadoras que aportan a la sociedad, pero este reconocimiento se verá condicionado por su responsabilidad, la cual implica el pago de impuestos que sí es retroactivo para poder ser considerado como beneficiario de esta medida. Nuevamente, el pago de impuestos parece ser la clave para adquirir el status de ciudadano. Si bien estas medidas y visión no son completamente suficientes, representa la posibilidad para 5 millones de personas y podría ser considerado como un primer paso.

Otro tema de debate vigente en Estados Unidos es el matrimonio entre personas del mismo sexo, el cual aparece en el video. Dos hombres caminado tomados de la mano anuncian sus planes de boda, uno de ellos dice “Yo me caso este verano con alguien muy importante para mí”; en el video, en los últimos segundos dentro de una sucesión rápida de imágenes aparece también una pareja de mujeres que viven juntas.

Lo anterior es importante, pues da continuidad al apoyo expresado en 2013 en un video dentro de la campaña Human Rights Campaign; en ese video apoyándose en el patriotismo, Clinton recuerda que América es un país libre, lleno de ciudadanos con los mismos derechos, entre los que está el colectivo LGBT. Para ella, ellos “son ciudadanos plenos e iguales y merecen los derechos de ciudadanía que incluye el matrimonio”.

Es interesante la aparición de parejas homosexuales en el video, pues es justo cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo está en pleno debate, ya que por el momento es reconocido en 36 de los 50 estados de la Unión Americana y la Suprema Corte está por pronunciarse al respecto. Este tema muestra como a pesar de ser ciudadanos americanos, hay sectores que no gozan de todos los derechos; en este caso, implica la libertad de elegir si quieren o no ejercer un derecho civil que no tiene que ser les negado. También conlleva el reconocimiento como cónyuges, que implica desde cuestiones cotidianas—pero importantes—como poder firmar en las decisiones importantes en los hospitales, poder ser beneficiarios de la seguridad social como la pensión, el sistema médico entre otros aspectos. En este sentido, es dar reconocimiento a estos grupos y valorar la diversidad sexual de manera distinta, lo que podrá reflejarse en políticas públicas e instituciones que cuestionen esta subordinación a la que están aún sometidos.

 

CONCLUSIONES

Hillary Clinton en su video de inicio de campaña, dilucidó parte de su agenda política como candidata a la presidencia. En dos minutos y diecinueve segundos creó expectativa sobre su enfoque en los temas de género de manera positiva y negativa. Como se ha visto en el análisis, las propuestas de Hillary no cuestionaba o alteraban el status quo que caracteriza al Estado liberal. Sin embargo, en algunos aspectos se muestran avances, como es el caso de los inmigrantes y el reconocimiento de derechos civiles a personas homosexuales.

Mientras no se cuestione el papel del Estado en las jerarquías de género, se seguirá perpetuando esa visión (que Catherine Mackinnon señala) de un Estado masculino—que ve y trata a las mujeres como los hombres hacen—e institucionaliza el poder masculino sobre las mujeres repercutiendo en el ámbito público pero también privado (Mackinnon, 1995).

Si bien hay avances en cuanto al reconocimiento de derechos y diversidad sexual, es importante enfocarse no sólo en las leyes sino también en las normas, prácticas, significados e identidades. La búsqueda del reconocimiento y respeto cultural es parte importante, por lo que es necesario reconocer las diferencias y trabajar en una visión plural, que permita una inclusión y participación sin que se pierda la idea universal y emancipatoria que el término ciudadanía representa.

La ciudadanía —dentro del discurso de Hillary Clinton— se legitima desde el aspecto económico, se reconoce como ciudadanos a aquellos que cumplen con sus obligaciones, en especial la tributaria. A su vez, implica que es dentro del mercado laboral donde las personas logran su visibilidad para el Estado. De ser así, es importante que se analice la situación de los grupos subordinados y la igualdad de oportunidades con las que realmente cuentan. En el caso de las mujeres, habrá que dejar de reforzarlas como guardianas de la familia y el hogar.

Sin duda los retos son bastantes pero, en su primer video, Hillary dejó ver que los temas estarían en la agenda. Fue interesante seguir esa campaña para ver con qué matices desarrollaría y complementaría cada uno de estos puntos. Y recordando que, la situación actual de las mujeres (así como de otros grupos) es el resultado de cambios graduales y lucha constante por la visibilidad y reconocimiento, no es cuestión de un periodo presidencial pero sí puede servir para sentar las bases que permitan continuar para alcanzar la paridad.

 


BIBLIOGRAFÍA

AFP, “Pareja gay aparece en video de campaña de Hillary Clinton”, La Jornada, domingo 12 de abril de 2015. Consultado en http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/04/12/pareja-gay-aparece-en-video-de-campana-de-hillary-clinton-5184.html

Bussmaker y Kersbergen (1994) “Gender and Welfare States; Some Theorical Reflections”, en: Sainsbury, Diane (ed.), Gender Welfare State, Sage Publications, London, pp. 101-117.

Carroll, Susan y Kelly Dittmar (2009), “The 2008 Candidacies of Hillary Clinton and Sarah Palin: Cracking the Highest, Hardest Glass Ceiling”, en: Carroll, Susan y Richard Fox (eds.), Gender and Elections: Shaping the Future of American Politics, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 44-77.

Delano, Alexandra (2014) “Entre deportaciones y acción diferida: los extremos de la política migratoria de Obama”, Letras Libres, noviembre 23. Consultado en: http://www.letraslibres.com/blogs/frontera-adentro/entre-deportaciones-y-accion-diferida-losextremos-de-la-politica-migratoria-?page=full

Human Rights Campaign, Hillary Clinton for HRC’s Americans for Marriage Equality, You tube. Consultado en https://www.youtube.com/watch?v=6RP9pbKMJ7c

Lister, Ruth (2006), Inclusive citizenship:realizing the potential, Loughborough University, pp. 49-61.

Mackinnon, Catherine (1995) “El estado liberal”, en: Mackinnon, Catherine, Hacia una nueva teoría feminista del Estado, Catédra, España, pp. 277-303.

Mandel, Ruth (2007) “She is the candidate! A woman for president”, en: Kellerman, Barbara y Deborah Rhode (eds.) Women &Leadership: The State of Play and Strategies for Change, San Francisco, Jossey-Bass.

Marshall, T.H. (1997) “Ciudadanía y clase social”, en: Bottomore y Marshall, Clase, ciudadanía y desarrollo social, Alianza, Madrid, pp.297-344.

Philips, Ann (1996) ¿Deben las feministas abandonar la democracia liberal?, en: Castells, Carme (comp.), Perspectivas feministas en teoría política, Paisós, Buenos Aires, pp. 79-97.

 


NOTAS

[1] Video disponible en: https://www.hillaryclinton.com/es/ o en  https://www.youtube.com/watch? v=0uY7gLZDmn4


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s